Alimentos indispensables para cuidarse en otoño

Cuando finaliza la época de verano, esta da paso a la estación transitoria hasta la llegada del invierno, es decir, al otoño. Esta fría fase se caracteriza por sus descendientes temperaturas, por la aparición de esas rojizas y amarillentas hojas secas que caen y desvisten los árboles y por alargar las noches.

Una de las cualidades que nos encontramos en otoño es su rica alimentación. Al ser esta lluviosa estación una época de cambios medioambientales, todo ello repercute también en el organismo de cada uno de nosotros. Para cuidarnos y así poder adaptarnos a esta fase, nos encontramos con unos sanísimos alimentos de temporada repletos de propiedades y de vitaminas que podrán fortalecernos para combatir estas crudas temperaturas.

Por consiguiente, a continuación te dejamos cinco alimentos indispensables para cuidarse en otoño, ideales para incluir en tu menú semanal y siendo estos fáciles de procesar en casa para realizar cremas y mermeladas gracias a los robots de cocina de Kenwood.

 

Alimentos imprescindibles para cuidarte en otoño

 

1. Granadas

Granadas como alimento saludable de otoño

Imagen de megspl

Estas frutas provenientes del granado se caracterizan por ser una de las que más propiedades medicinales contienen, puesto que son ricas en vitaminas, destacando la vitamina C, y en polifenoles, que son químicos altamente antioxidantes que protegen las células, y además previenen enfermedades como el cáncer y la diabetes.

Asimismo, también mejoran la digestión, la memoria, la presión arterial, la fertilidad y la resistencia física gracias a sus propiedades antiinflamatorias y antivirales.

 

2. Setas

Crema de setas con la multipro de Kenwood

Las setas, al ser los cuerpos fructíferos de los hongos que se presentan en forma de “sombrilla”, pueden ser comestibles o venenosas. Te aconsejamos que, si no tienes conocimientos suficientes sobre estas, no vayas a cosecharlas.

Este delicioso alimento, propiciado por las lluvias otoñales, está compuesto mayoritariamente por agua, lo que supone un bajo poder calórico. Su principal sustento es la lignina, que es una fuente de fibra que provoca una alta sensación saciante y que mejora la diversidad de la flora intestinal. Asimismo, contienen componentes antioxidantes y antiinflamatorios, entre otros, y ayudan a reducir el colesterol.  

Realiza una exquisita crema de setas casera, sencilla y fácil de hacer, y añádele ingredientes como puerros y un diente de ajo para que te quede más sabrosa. Te recomendamos el robot de cocina llamado kCook Multi CCL401WH de Kenwood para desarrollar tu crema de setas de la manera más rápida y eficaz.

 

3. Uvas

Las uvas como alimento saludable de otoño

Imagen de Free-Photos

Estos frutos se originan a partir de los racimos de la vid y, al ser bayas, son ricos en fitonutrientes. Al estar formadas por un 80% de agua, se consideran un alimento depurativo, antioxidante y con un índice glucémico bajo.

De igual forma, las uvas retrasan las arrugas, cuidan de la vista y del corazón y previenen las intoxicaciones y las enfermedades del riñón.

 

4. Higos

Higos como alimento saludable de otoño

Imagen de Couleur

Los higos son los frutos dulces obtenidos de la higuera que más propiedades medicinales tienen. Este alimento no se puede consumir hasta estar completamente maduro, donde todos sus beneficios están en auge, y presenta una muy corta temporalidad.

Estas frutas antioxidantes son ideales para los deportistas, ya que suponen una poderosa fuente de energía, aparte de fortalecer nuestros huesos y de ayudar contra el colesterol. Además, combaten el estreñimiento al ser un laxante natural, cuidan del corazón y mantienen la piel sana.

Desarrolla tu propia y deliciosa mermelada de higos saludable en casa, y añádele ingredientes como zumo de limón para potenciar su sabor. Te recomendamos el robot de cocina kCook Multi Smart CCL450SI de Kenwood para realizar y controlar tu rica mermelada de higos desde su app.

 

5. Berenjena

La berenjena es una planta, donde el fruto que produce es comestible, que es rica en fibra y baja en calorías y que proporciona numerosos nutrientes. Esta puede aportar un 5% de las necesidades diarias de vitamina B-6, cobre, manganeso, tiamina y fibra que precisa una persona.

Gracias a sus poderosos componentes antioxidantes, la berenjena previene las enfermedades cardiovasculares, el colesterol y el cáncer. Asimismo, también protege las células cerebrales y cuida de la vista.

 

¿Qué te han parecido estos cinco alimentos imprescindibles para disfrutar de un otoño saludable? ¿Conoces algún otro alimento?

¡Cuéntanoslo en los comentarios!

Descubre más ingredientes y alimentos aquí.

 

 

 

6 trucos para evitar el desperdicio de comida

A consecuencia del consumismo, cada día se agrava más la problemática social sobre el despilfarro desmedido de alimentos en nuestro planeta. Aunque haya aumentado la concienciación sobre la necesidad de evitar el desperdicio de comida a escala mundial, anualmente se sigue malgastando una cantidad de 1,3 mil millones de toneladas de alimentos, pudiendo ser estos aprovechados para saciar a dos mil millones de individuos, es decir, al doble de personas que sufren desnutrición a escala mundial. Si nos fijamos exclusivamente en España, cada año se desechan alrededor de 1.364 toneladas de comida, lo que supone además una pérdida de 250 euros en comida por individuo al año.

Asimismo, este consumo desmedido no solamente perjudica a la sociedad y a la economía, sino que también afecta negativamente a nuestro planeta, incrementando el calentamiento global y la contaminación a causa de la intensificación de la emisión de gases de efecto invernadero.

Por ende, está al alcance de nuestras manos solventar este desmesurado despilfarro de alimentos para cuidar así el planeta y convertirnos en una sociedad cada vez más sostenible, y para conseguirlo aquí os dejamos los seis mejores trucos para evitar el desperdicio de comida para vuestra casa y para vuestro bolsillo.

 

Trucos para evitar tirar la comida

 

1. Planifica un menú semanal y llévate una lista de la compra encima

lista de la compra

Imagen de Martin Binias

De esta manera, sabréis de una manera organizada que se comerá a lo largo de la semana y qué alimentos clave necesitaréis comprar para realizar las comidas. 

Esta acción os permitirá ahorraros dinero y no elegir comprar ingredientes que no son imprescindibles para vuestros menús semanales.

 

2. Lleva un control periódico de la comida que almacenas en tu hogar

Antes de ir a un supermercado, os aconsejamos revisar la comida que tengáis acumulada en vuestros armarios y en vuestro frigorífico, para así evitar adquirir alimentos que ya teníais en vuestro hogar.

De esta manera, podréis saber también que comidas están a punto de caducar y consumirlas antes que otras que aún no caducan.

 

3. Congela los alimentos que caducan pronto

Cuando un alimento esté próximo a su día de caducidad, es preferible congelarlo para que así podáis obtener más margen de tiempo para conservarlo. 

Asimismo, empaqueta tu comida para que no pierda calidad en el congelador y así conseguirás un extra de tiempo para consumir tu alimento y con la misma calidad que al principio.

Si los alimentos que caducan pronto son frutas y/o verduras, podéis aprovecharlas para hacer conservas, ya sean mermeladas u otros acompañamientos como sofritos, salsas o pisto.

 

4. Mide la cantidad adecuada de alimentos a la hora de cocinar y aprovecha las sobras

Pesar los ingredientes con la Multi pro compact de Kenwood

Este paso es muy importante para evitar despilfarrar alimentos mientras se cocina. Antes de realizar cualquier comida, es muy importante que hayáis medido la cantidad de ingredientes que necesitáis en relación con los comensales para los que cocinéis.

De este modo, evitaréis que se haga comida de más, y si igualmente sobra, aprovechar estos alimentos para consumir en próximas ocasiones.

Para medir la cantidad adecuada de alimentos en las recetas podéis ayudaros de una báscula de cocina.

 

5. Fíjate en la etiqueta de un alimento tanto al comprarlo como antes de desecharlo

Es importante diferenciar entre una fecha de caducidad y una fecha preferente de consumición, ya que en numerosas ocasiones la gente piensa que cuando llega la fecha preferente ese alimento debe desecharse, cuando en realidad sigue siendo comestible.

Asimismo, os aconsejamos que os fijéis en la etiqueta de un alimento antes de comprarlo, para observar así si sus componentes son los idóneos para vosotros.

 

6. Pide para llevar esa comida que te haya sobrado en un restaurante

Para uniros a los movimientos zero waste, os aconsejamos que os llevéis y reutilicéis un tupper de casa para depositar esa comida que os haya sobrado en un restaurante y de esta manera aprovecharla y consumirla en otra ocasión, evitando así su desperdicio.

 

¿Qué te han parecido estos trucos para no tirar comida? ¿Conoces algún otro truco? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!

Descubre más técnicas de cocina aquí.

 

Imagen de portada de Sarah Chai

 

Receta tacos de boniato

El boniato es uno de los alimentos más comunes, junto con las setas, la calabaza y la castaña, de la temporada de otoño. Es conocido también como batata o patata dulce y tiene una gran cantidad de propiedades.

 

Propiedades del boniato

Este tubérculo típico de la temporada otoñal contiene almidón, una gran fuente de energía y  que hace que tenga un efecto saciante. 

Tiene propiedades antioxidantes y su aporte de vitaminas C y A (retinol), además de potasio, magnesio, calcio y en gran medida de fibra, hace que sea un alimento con un gran valor nutricional y perfecto para cocinar de distintas formas durante esta época del año.

 

Quizás la forma más común de cocinar esta patata dulce sea asada, pero podemos hacerla como snack en formato de patatas fritas o chips, en aceite o bien al horno para que sea más saludable. También se puede usar en purés de verduras o para elaborar postres.

Boniato batata o patata dulce

Imagen de Ivabalk

 

Hoy te presentamos una forma original de usar el boniato, como base para hacer unos deliciosos tacos.

 

Receta tacos de boniato

 

Esta deliciosa receta no contiene nada de carne, por lo que es ideal para personas que siguen una dieta vegetariana y vegana (sustituyendo el queso por una alternativa vegetal).

Puedes prepararla  con el procesador de alimentos MultiPro Compact+ de Kenwood para cortar y mezclar los ingredientes.

Tacos de boniato con multipro compact de Kenwood

Cantidad: 14 tacos (aproximadamente de 10cm)

Para: 4-6 personas

 

INGREDIENTES: 

Para los tacos de boniato:

Para las cebollas encurtidas:

Para la berenjena:

Para los frijoles negros:

Para la crema de aguacate:

Para terminar:

 

PREPARACIÓN:

  1. Añade la harina de espelta en un bol, seguida de la sal y el boniato cocido. Mezcla los ingredientes hasta que crees una masa. Si esta parece demasiado húmeda o pegajosa, puedes añadir un poco más de harina de espelta para ayudar. Una vez combinados, deja que la masa repose durante 5 minutos.
  2. Espolvorea una superficie con harina y da forma a la masa en un tronco largo. Divide la masa en 14 porciones y crea bolas con las manos.
  3. Espolvorea las bolas de masa con harina y extiéndelas con un rodillo hasta que tengan un cierto grosor.
  4. Calienta una sartén antiadherente y añade una tortilla enrollada a fuego medio-alto. Cocinar durante 1 ó 2 minutos por cada lado, dándole la vuelta a la tortilla cuando empiecen a formarse burbujas y los bordes empiecen a curvarse. 
  5. Apila cada tortilla cocida y mantenla tapada hasta que esté lista para comer.  La tapa mantendrá el vapor de las tortillas cocidas mientras se enfrían, manteniéndolas suaves y flexibles.

Masa receta tacos de boniato con Kenwood

A continuación, tocan los rellenos.  

  1. Para hacer las cebollas córtalas y ponlas en un recipiente.
  2. En una jarra, mezcla el vinagre de sidra de manzana, el agua hirviendo, el azúcar y la sal y viértelo todo sobre las cebollas. Deja reposar durante al menos 1 hora y toda la noche en la nevera. 
  3. Para las berenjenas, precalienta el horno a 180°C. 
  4. Corta las berenjenas y las cebollas en dados y colócalas en dos bandejas de horno con papel de hornear en una capa uniforme, luego añade el resto de ingredientes (aceite, pimienta de cayena, puré de tomate, pimentón, jarabe de arce, vinagre de sidra, orégano, copos de chile y condimentos).
  5. Hornéalo durante 15 minutos, luego revuelve suavemente.
  6. Hornea durante 10 minutos más para que las berenjenas estén blandas y ligeramente caramelizadas.
  7. Para el puré de judías negras, calienta aceite en una cacerola mediana a fuego lento. 
  8. Pica la cebolla en trozos grandes y pásala a la cacerola. Añade una pizca de sal y cocina de 5 a 8 minutos, removiendo de vez en cuando, hasta que las cebollas se ablanden y se vuelvan traslúcidas. 
  9. Añade el comino y la guindilla en polvo, y cocina durante otros 30 segundos sin dejar de remover. Vierte las alubias y el agua y remueve rápidamente. Tápalo y reduce el fuego para mantener una cocción suave.
  10. Cocina durante 5 minutos más, luego apaga el fuego y deja que se enfríe un poco. 
  11. Vierte las alubias en un bol y añade el zumo de lima, sal pimienta y pícalo todo hasta conseguir la consistencia deseada. 
  12. Por último, para hacer la crema de aguacate, bate los aguacates, el cilantro, la guindilla, el ajo, el zumo de lima, el agua y la sal hasta que quede suave. Pasa la salsa a un bol pequeño para servirla.

 

¡Ahora solo faltará montar los tacos!

Para ello, extiende los frijoles en el centro de cada tortilla, cubre con la salsa de berenjena y aguacate. Decora con el queso feta desmenuzado o la alternativa vegana que prefieras. Repite la operación con el resto de los tacos y… ¡a disfrutar!



¿Qué te ha parecido esta receta de tacos de boniato?  ¡Cuéntanos en los comentarios!

Descubre más sobre recetas aquí.

 

Tipos de algas y cómo combinarlas

Las algas son un alimento que hasta hace muy poco era prácticamente desconocido en nuestro país y se consideraba exótico. Pero de un tiempo a esta parte se ha puesto muy de moda, y no es para menos, porque estos “vegetales del mar” cuentan con muchas propiedades beneficiosas y un alto valor nutritivo.

Existen más de 20.000 especies conocidas, tanto de agua dulce como de agua salada, pero como comestibles conocemos unas 50. Las encontramos en distintas partes del mundo, aunque las zonas más importantes son Asia y el norte de Europa, así como en algunos puntos del atlántico.

Se clasifican por colores y podemos encontrar desde rojas y marrones, hasta verdes y azules.

 

Beneficios de las algas

Dentro de su infinidad de beneficios para nuestra salud destaca su poder antiinflamatorio y antioxidante. También mejoran el tránsito intestinal al contener gran cantidad de fibra. Además, previenen enfermedades cardiovasculares y son muy ricas en minerales y en vitaminas del grupo B, C y E.

Algunas de ellas, son famosas por ser una proteína vegetal usada en las dietas veganas en sustitución de la proteína animal. En el caso concreto de la espirulina, está considerada incluso un superalimento, que se usa para dietas de adelgazamiento por su gran cantidad de proteína.

Otras, son ideales para personas que padecen anemia por su alto contenido en hierro, como por ejemplo la variedad Dulse.

 

Tipos de algas y cómo consumirlas

 

La alga Nori

Alga nori para sushi

Foto de Luis Fernando Maciel

La variedad de alga Nori es una de las más usadas en la cocina japonesa, ya que es la que envuelve las famosas porciones de sushi

Podría decirse que es la que contiene más cantidad de proteína y, además de ser imprescindible en esta delicia de la cocina asiática, también suele cocinarse como ingrediente en caldos y sopas, o con arroces y en ensaladas.

 

Espirulina

Alga espirulina superalimento

Foto de Nouchkac

Como ya te hemos adelantado, la espirulina está considerada un superalimento gracias a su gran cantidad de beneficios para la salud y al contrario que el resto esta es de agua dulce. Se suele recomendar para aquellas personas que quieran hacer dieta, puesto que al tener un alto contenido proteico es muy saciante. Se comercializa en cápsulas o en polvos para tomar con agua o para mezclar con otros ingredientes y crear batidos de frutas y verduras.

Además, la puedes consumir como cualquier verdura de hoja verde, en ensaladas o sopas.

 

Variedad Dulse

Alga roja comestible variedad dulse

Imagen de Karolin Baitinger

Es muy característico el color rojo de este tipo de alga que proviene de las costas del norte del planeta. Dónde más se consume es en Irlanda e Islandia. Tiene un alto contenido de fibra y hierro, por eso es un complemento perfecto para quienes sufren anemia. 

Para comerla, puedes añadirla en la ensalada y va bien con todo tipo de verduras. También es muy recomendable mezclarla con la pasta o la carne, ya que le aporta un sabor muy peculiar. O puede freírse para tomar como snack.

 

Alga Wakame

De color verde y textura similar a la de la espinaca, el alga Wakame es quizás, junto con la variedad Nori, de las algas más conocidas de la cocina asiáticaSe usa en gran medida en ensaladas y sopas, como el Ramen, cada día más popular.

Pero sin duda, hay una receta que nos tiene el corazón robado y es esta sopa de pescado a base de wakame, erizo de mar y moluscos. ¡Menuda pinta!

Sopa de pescado wakame y erizo de mar

Sopa de wakame, erizo de mar y moluscos. Imagen de FatherSecret 

 

Agar-agar

Este tipo de alga es el sustituto vegetal de la gelatina y, en la cocina y la industria alimentaria, se usa principalmente en forma de polvo, para crear alimentos, platos, panes o postres. Estos alimentos en gran medida están dirigidos a personas que siguen una dieta vegetariana o vegana, aunque cada vez más se está ampliando su uso, al ser un ingrediente con grandes cualidades espesantes y gelificantes.

Alga agar agar gelatina vegetal

Imagen de SoyComoComo

 

¿Conocías todas estas variedades de algas y sus propiedades? ¿Conoces alguna otra distinta? ¡Cuéntanos en los comentarios!


Descubre más sobre salud e ingredientes aquí.

 

 

 

Cómo ordenar los utensilios de cocina para ahorrar espacio

Mantener el orden en la cocina es muchas veces una tarea complicada, pero con una buena organización es posible ahorrar tiempo y espacio y tener todos los utensilios de cocina bien ordenados para hacerte la tarea de cocinar más amena y sencilla.

En el artículo de hoy, te contamos algunos trucos que podrás usar para ordenar los útiles e instrumentos de la cocina.

 

Cajas y cajones con compartimentos

Gracias a los compartimentos en los cajones tendrás todo bien clasificado. Desde la cubertería estructurada por tipos de cubiertos, hasta las palas, cucharones, rallador… También puedes organizar los botes de especias y hierbas aromáticas, poniendo siempre las que más utilices delante para facilitarte la vida.

Las cajas son también otra solución muy práctica, pues te pueden servir para unificar utensilios del mismo estilo, botes de conservas, latas y pasta.

 

Ollas, sartenes y vajilla

Otro consejo para ordenar los utensilios de cocina es organizar estos enseres al ser los más voluminosos y pesados, sobre todo las ollas y las sartenes, es recomendable colocarlos juntos para facilitar su uso, ya sea en el cajón grande de más abajo o en un armario en la parte inferior. Puedes colocar las ollas pequeñas dentro de las más grandes así como las sartenes, de esta forma ahorrarás mucho espacio.

Con la vajilla sucede lo mismo. Puedes poner cada tipo de plato, bol, vaso y taza de café o mug junto y apilado para que ocupe menos.

 

Las paredes, aliadas en cocinas pequeñas

Si tienes poco espacio en la cocina, una buena opción es usar las paredes para colocar estanterías o una barra para colgar las espumaderas, cazos y palas.

 

Colgar los utensilios de la cocina en la pared

Imagen de Pavel Danilyuk

 

Utiliza el interior de las puertas de los armarios

Una alternativa cómoda y práctica para guardar el textil de cocina, como los trapos y los delantales, es poner ganchos o colgadores en el interior de las puertas de los armarios más largos y a una altura cómoda para poder cogerlos. También puedes tener un colgador exterior, pero en las puertas los tendrás más recogidos, dándole a la cocina más sensación de orden.

 

El terrorífico cajón de los tápers

Si eres de esas personas que comes fuera de casa y necesitas llevarte cada día la comida a la oficina seguro que tienes una cantidad ingente de tápers y fiambreras… y ¡cómo no! algunos de ellos seguro que hace tiempo que han perdido su tapa... Pues bien, el primer paso es hacer limpieza y quedarte solo con los que estén en buen estado y hacerte con unos nuevos y mejor si son de cristal o de plástico libre de BPA, mucho más seguros para tu salud.

En segundo lugar, colócalos todos en el mismo lugar, a poder ser en un cajón o si no en un armario. Guarda cada uno dentro de otro más grande y todas las tapas juntas en un lateral, para que no se dispersen puedes ponerlas dentro del taper más grande o bien dentro de una caja. Así siempre estarán organizadas y no se perderán.

Échale un vistazo a nuestro artículo: Menú semanal: recetas saludables y fáciles para tus tuppers.

 

Cómo organizar los pequeños electrodomésticos

Si dispones de una cocina con una columna con estantes, es el lugar perfecto para colocar los pequeños electrodomésticos como el microondas, la tostadora, el exprimidor, la batidora, la picadora o el hervidor. O bien, organizados en un mismo armario. Con aparatos como los robots de cocina tienes muchas posibilidades en uno, por lo que ahorrarás tiempo y espacio de almacenaje. Procura ubicar todos los accesorios junto con el mismo aparato, de esa forma los tendrás siempre localizados y a mano, y no perderás tiempo en buscarlos.

Cooking chef robot de cocina Kenwood

 

Útiles de limpieza

Lo más práctico es guardar los estropajos, el detergente del lavavajillas, los trapos y los cepillos bajo el fregadero. Sin embargo, otros productos de limpieza es mejor tenerlos bien organizados en cajas en un armario, que si es grande, se puede aprovechar para guardar también la escoba, el recogedor, la fregona y el cubo.

 

Como consejo final, para que una cocina sea agradable y fácil de usar, es necesario que la encimera esté lo más despejada posible, de esa manera no te estresará y tendrás más espacio para cocinar.

 

¿Sabes de alguna otra forma de organizar todos los utensilios de cocina? ¡Cuéntanosla en los comentarios!

Descubre más sobre ideas y técnicas de cocina aquí.

 

 

Tipos de manzanas y sus propiedades saludables

La manzana es una de las frutas más conocidas, presente en la cultura y las leyendas, que sin duda se caracteriza por ser muy versátil a la hora de cocinarla y comerla.


Existen más de 7000 variedades de manzanas en todo el mundo y son originarias de Asia. Para clasificarlas, una de las formas más comunes es por colores. Las encontramos en distintas tonalidades que van desde el verde hasta el rojo y rosa intenso. El color define sus rasgos de sabor más característicos, siendo las rojas más dulces y las verdes más ácidas.

 

Tipos de manzanas y sus propiedades 

 

Manzanas rojas

Las manzanas rojas son crujientes y la variedad más dulce. Son ideales para tomar en ensalada, añadirlas en guisos o asarlas. Entre sus propiedades destaca su acción para prevenir el envejecimiento prematuro puesto que protegen la piel. Gracias a su alto contenido de vitaminas y minerales, así como de hierro y fibra combaten y previenen los resfriados.

 

Variedad Fuji

La manzana Fuji proviene de Japón y es una de las más dulces. Es perfecta para tomar en crudo y para usarla en zumos puesto que es muy jugosa.

 

Royal Gala

Como el resto de manzanas rojas, la Royal Gala es dulce y jugosa. Proviene de Nueva Zelanda y su nombre está dedicado a la Reina Isabel II de Inglaterra. Es mejor tomarla directamente porque al cocinarla pierde parte de su sabor.

 

Red Delicious

Es quizás una de las variedades más famosas y proviene de Estados Unidos. Su color rojo intenso y su piel gruesa son sus principales características. También es dulce, aunque no tanto como los tipos anteriores. Se recomienda tomarla cruda o en ensalada, ya que es un poco harinosa.

 

Pink Lady

Destaca por su tonalidad rosada. De las manzanas rojas es quizás la menos dulce, llegando a ser un poquito ácida pero sigue siendo crujiente. Tiene gran cantidad de zumo y se recomienda usarla en postres y zumos.

 

Tarta de manzana cooking chef kenwood

 

Manzanas amarillas

Las manzanas amarillas suelen tener un sabor dulce y suave y son muy refrescantes. Son perfectas para tomar crudas, o bien en postres, como la típica tarta de manzana que puedes preparar fácilmente con el robot de cocina Cooking Chef de Kenwood.

Dentro de sus propiedades están la protección para la vista y el corazón. Son las más ricas en vitamina C y ayudan al tránsito intestinal al contener mucha fibra.

 

Manzana Golden

Es la variedad más común y conocida, la más presente en todos los hogares. Su sabor es dulce y es muy aromática

Gracias a sus particularidades es ideal para preparar postres y para hacer salsas para acompañar las carnes. Es la más idónea para asar y con ella es con la que se prepara la sidra.

 

Manzanas verdes

Las verdes son las más ácidas de todos los tipos de manzanas, porque contienen menos azúcar que el resto. Esto también provoca que sean ideales para las personas diabéticas y para aquellas que quieran perder peso. Además, como tienen un contenido de fibra alto mejoran el tránsito intestinal y regulan los niveles de colesterol gracias a la gran cantidad de vitaminas y minerales que contienen.

 

Granny Smith

La variedad más popular. De color verde intenso y puntitos blancos en la piel proviene del continente Australiano. Su piel es gruesa y su carne crujiente y su sabor refrescante y ácido. Se caracteriza también por ser el tipo de manzana que tarda más en oxidarse. Perfecta para tomar cruda o añadir a ensaladas o tartares y para hacer zumos o sorbetes.

 

Reineta

Su color es de un verde tirando a amarillo y su sabor es más bien agridulce. Por su textura más bien arenosa y su menor contenido de agua que otros tipos de manzanas y es perfecta para asarla, hornearla o hacer compota.

 

¿Conocías todas estas variedades de manzanas y sus propiedades? ¿Conoces alguna otra distinta? ¡Cuéntanos en los comentarios!


Descubre más sobre salud e ingredientes aquí.

 

 

3 recetas de hamburguesas veganas

El movimiento vegano cada vez está más al orden del día, ya que durante estos últimos años la sociedad ha aumentado su conocimiento hacia la industria cárnica, y todas las desventajas que conlleva esta para nuestro organismo y el medio ambiente.  

Incluso, muchas personas que no siguen una dieta estrictamente vegetariana o vegana, han agregado platos totalmente libres de productos animales a su menú diario. Así, aparte de reducir el consumo animal, añaden productos más saludables y cruelty-free a sus comidas.

Actualmente, encontramos un sinfín de productos veganos en los supermercados, incluso muchos parecen carne de verdad. No obstante, muchos de ellos no dejan de ser productos procesados, los cuales es mejor no consumir diariamente. Por lo tanto, una gran alternativa es preparar nuestras propias recetas veganas en casa

Por esta razón, a continuación os mostramos como elaborar 3 hamburguesas veganas caseras de forma sencilla. Se preparan con ingredientes muy fáciles de encontrar en cualquier tienda, además de ser muy nutritivas y beneficiosas para nuestro cuerpo, y para el Planeta Tierra. 

Para garantizar un gran resultado, podemos utilizar un robot de cocina como Prospero+ de Kenwood, que nos permite cortar los ingredientes y mezclarlos para crear masas homogéneas, cosa muy útil en estas recetas. 

 

Recetas de hamburguesas veganas

Hamburguesa de lentejas y champiñones

Ingredientes 

 

Elaboración

 

hamburguesa vegana de lentejas

Imagen de Miha Rekar

 

Hamburguesa de espinacas y quinoa

Ingredientes

 

Elaboración

 

hamburguesa vegana de quinoa

Imagen de Lefteris kallergis

 

Hamburguesa de alubias y avena

Ingredientes

 

Elaboración

 

hamburguesa vegana de alubias

Imagen de Lefteris kallergis

 

 

¿Qué te han parecido estas recetas de hamburguesas veganas? ¿Has probado o tienes intención de probar alguna hamburguesa vegana? ¡Cuéntanos en los comentarios!

Descubre más recetas aquí.

 

 

Cómo hacer pan de hamburguesa casero

Normalmente, al preparar una hamburguesa nos fijamos en que todos los ingredientes sean de buena calidad. No obstante, muchas veces nos olvidamos del pan y le damos más importancia a la carne, al pescado, o al tofu y las verduras, entre otros, en aquellas opciones veganas

Es evidente que lo lleva dentro la hamburguesa es importante, pero el pan también juega un papel muy relevante, ya que es lo que nos permitirá obtener un gran resultado final

Por este motivo, en este post os contamos cómo crear dos tipos de panes de hamburguesa diferentes. Así, podéis preparar el que mejor se adapte a vuestros gustos personales. 

En primer lugar, tenemos un pan tierno y parecido a un bollo, y en segundo, un pan rústico, crujiente y vegano. Para ello, podemos amasar la masa con nuestras propias manos o ayudarnos de una amasadora como la kMix de Kenwood, la cual nos facilitará este proceso y nos permitirá crear un sinfín de recetas dulces en un futuro.

 

Recetas pan de hamburguesa

Pan Tierno

Ingredientes

Elaboración

 

Pan Rústico Vegano

pan de hamburguesa rústico

Imagen de niekverlaan

Ingredientes

 

Elaboración

 

¿Qué te han parecido estos panes de hamburguesa? ¿Qué tipo de pan prefieres para acompañar tu hamburguesa? ¡Cuéntanos en los comentarios!

Descubre más sobre panes aquí.

 

---

Imagen de cabecera de Toa Heftiba

 

 

¿Cómo cocer y con qué salsas acompañar la pasta?

La pasta siempre ha sido un básico en todas las cocinas, ya que es muy fácil y rápida de cocinar. Además, se pueden crear un sinfín de recetas y combinarla con diferentes salsas e ingredientes.

No obstante, la gran mayoría de pastas tienen un paso en común, y es que todas necesitan cocerse. Este proceso es muy sencillo, pero para obtener una buena cocción es necesario seguir algunas instrucciones, las cuales pueden marcar la diferencia en el resultado final. 

Para empezar, es evidente que para cocer pasta solamente nos hace falta la pasta, el agua y un poco de sal. Pero pocas veces se conoce la cantidad y el tiempo indicado para cocinar este alimento, y aunque leer las indicaciones del fabricante es buena idea, no siempre es suficiente. 

Por esta razón, a continuación os contamos algunas técnicas para hervir la pasta correctamente, y os indicamos qué salsas son las más adecuadas para cada tipo de pasta dependiendo de sus características. 

Aunque si queremos facilitar todo este proceso, os recomendamos utilizar un robot de cocina como el Cooking Chef XL de Kenwood, el cual permite cocer la pasta, crear diferentes salsas, e incluso crear nuestra propia pasta fresca casera todo en uno, gracias a sus diferentes accesorios. 

 

Cómo cocer la pasta

1. La cantidad de agua perfecta

El agua nunca debe llenar más de ⅔ del recipiente que usemos para cocer la pasta. Por lo cual, se debe usar un 1L de agua por cada 100g de pasta, de esta manera evitaremos que la pasta se pegue entre ella y que rebose

Es fundamental usar un recipiente que permita a la pasta moverse y cocinarse con suficiente espacio. Así que, si cocemos pasta corta es mejor usar una olla ancha, mientras que si nos decantamos por pastas largas una cazuela alta nos será de más ayuda.

 

2. La cantidad de sal correcta

Una vez tenemos la cantidad de agua perfecta para cocer la pasta, debemos ponerla a hervir a temperatura media-alta. Solo cuando el agua esté en ebullición debemos agregar la sal, ya que por lo contrario si añadimos la sal antes, provocamos que el agua tarde más en calentarse. 

La cantidad de sal indicada es entre 8 y 12 gramos por cada litro de agua, para que se disuelva más rápido podemos remover al agua durante unos minutos.

 

3. Cuándo añadir la pasta al agua

Cuando hayamos agregado la sal y el agua esté en total ebullición, es el turno de la pasta. Ésta hay que echarla toda de golpe, y removerla inmediatamente con la ayuda de una cuchara, mejor si es de madera. Así, prevenimos que se pegue entre sí o al fondo del recipiente, aunque es habitual que al principio se pegue un poco. 

Al añadir la pasta la temperatura se reducirá, por lo cual, es aconsejable dejar el fuego alto durante unos minutos hasta que el agua vuelva a hervir fuertemente. Una vez esté en ebullición, debemos ir bajando el fuego y removiendo de vez en cuando para evitar que rebose.

 

4. Tiempo de cocción

Debemos empezar a contar cuando el agua vuelva a hervir y la pasta esté totalmente sumergida. Para acertar con el tiempo de cocción, es aconsejable seguir el que viene indicado en el envase

Sin embargo, si queremos una pasta al dente siempre es mejor sacarla uno o dos minutos antes, y si es necesario probarla para confirmar su textura y sabor. Esto es importante sobre todo cuando después de hervirla la vamos a mezclar con otros ingredientes o salsas que se están cocinando. 

 

5. Cuándo y cómo consumir la pasta

Finalmente, una vez la pasta esté cocida debemos apagar el fuego, retirarla y escurrirla con la ayuda de un colador. No obstante, es importante utilizar unas pinzas para sacarla, así evitamos que se rompa. El agua se puede reservar para cocinar algunas salsas y darles más sabor.

Aunque hayamos escurrido la pasta no se tiene que enjuagar, a no ser que la tengamos que usar en una ensalada. Si la queremos fría podemos estirarla en una superficie limpia y fresca, si por el contrario la queremos caliente, la mejor opción es consumirla una vez la escurrimos

 

 

Con que salsas acompañar la pasta

salsas para la pasta

1. Pasta larga

Las pastas largas combinan a la perfección con salsas ligeras que se adhieren sin ningún problema. Por lo cual, las salsas a base de aceite de oliva, tomate fresco, albahaca o queso, como por ejemplo el pesto, son un gran acierto.

De la misma manera, la salsa carbonara es perfecta para los espaguetis, ya que su textura cremosa permite que todos los ingredientes se integren entre ellos y formen un resultado totalmente homogéneo.

 

2. Pasta corta

Aunque muchas veces hayamos visto pastas largas con salsas a base de carne o verdura, la mejor opción para este tipo de salsas es la pasta corta, ya que los ingredientes se impregnan en los huecos y pliegues de la pasta. De esta manera, es mucho más fácil comerla, y evitamos que los alimentos se queden al fondo del plato. 

Por esta razón las salsas gruesas de textura espesa son ideales para pastas como los macarrones, los tortiglioni o los fusilli, entre otras. Por lo cual, la salsa boloñesa es una de las salsas que mejor se adapta a la pasta corta. 

 

3. Pasta rellena

En estas pastas es importante recordar que ya llevan más de un ingrediente, así que es mejor utilizar salsas suaves y sencillas que no resten importancia al relleno. Una gran opción es la clásica salsa napolitana o aquellas que tienen como base el queso.

 

 

¿Qué te han parecido estas técnicas para cocer pasta? ¿Conocías cuales eran las mejores salsas para cada pasta? ¡Cuéntanos en los comentarios!

Descubre más técnicas de cocina aquí.

 

 

¿En qué consiste una dieta crudivegana?

La dieta crudivegana cada vez es más popular en nuestra sociedad, y es que esta se basa en una alimentación y filosofía respetuosa con el medio ambiente, donde la gran mayoría de alimentos se comen crudos

Por lo cual, los productos de origen animal no están permitidos, y los alimentos cocinados se limitan a un 30% de la dieta. No obstante, en el 70% restante de la dieta se pueden comer platos cocinados a menos de 42ºC, ya que a esta temperatura las propiedades de los ingredientes no se ven afectadas.

Así que los principales ingredientes en esta dieta son las frutas, las verduras, los frutos secos, las semillas, los germinados, los cereales y las algas. Estos son alimentos con grandes beneficios, sin embargo, seguir este estilo de vida también conlleva algunas desventajas. Por esta razón, a continuación os mostramos sus ventajas e inconvenientes, además, de daros algunos consejos e ideas culinarias crudiveganas

 

Beneficios

Para empezar, seguir una dieta con estas características puede provocar grandes beneficios a nuestra salud, ya que al no cocinar los ingredientes totalmente, los nutrientes de estos se conservan mucho mejor. Por lo tanto, no se destruyen ni vitaminas ni minerales, y nos llenamos de propiedades antioxidantes, proteínas vegetales y de fibra, la cual nos permite saciarnos después de cada comida.

Además, nos alejamos de los azúcares añadidos y refinados, los carbohidratos y en general de los productos industriales y ultraprocesados, cosa que es mucho más saludable para nuestro organismo.

El hecho de comer este tipo de alimentos también provoca una ingesta de calorías menor, por lo cual, la dieta crudivegana es perfecta para esas personas que quieran perder peso y ponerse en forma.

 

Inconvenientes

Por otro lado, seguir una dieta crudivegana puede provocar deficiencias en vitaminas y nutrientes, los cuales se encuentran mayoritariamente en alimentos de origen animal. Por esta razón, si no se tienen conocimientos nutricionales suficientes, es importante recurrir a un nutricionista para asegurarnos de que tomamos suficiente vitamina  B12, EPA, DHA o D, así como minerales como el hierro, el zinc o el calcio, entre otros.

El riesgo de contraer intoxicaciones alimentarias es mucho mayor, ya que los microorganismos no se destruyen y nos los acabamos comiendo. Además, al reducir carbohidratos puede producir dolores de cabeza y migrañas. Por este motivo, es importante introducirse en estos tipos de dietas de forma escalonada y progresiva.

 

Consejos e ideas

crudiveganismo

 

 

¿Qué te ha parecido la dieta crudivegana? ¿Conocías este estilo de vida y sus características? ¡Cuéntanos en los comentarios!

Descubre más sobre salud e ingredientes aquí.

 

 

5 bebidas refrescantes para el verano

Hay veces que una bebida bien fresquita no solo nos ayuda a saciar la sed, sino que es una perfecta opción para refrescarnos del intenso calor del verano. Estas también nos permiten hidratarnos cuando el cuerpo nos pide líquidos, y así evitar la deshidratación y todas las consecuencias que esta implica.  

Además, para crearlas podemos recurrir a aquellas frutas y verduras de temporada, las cuales son totalmente beneficiosas y saludables para nuestro organismo. Así, aparte de refrescarnos, también nos alimentamos con una gran variedad de nutrientes de forma sencilla y en casa. 

Por esta razón, a continuación os mostramos 5 recetas de bebidas sanas y refrescantes para combatir los días más calurosos. Para ello, podemos usar una batidora de vaso como la Blend X-Pro de Kenwood, la cual nos ayudará a mezclar, conservar los nutrientes y batir nuestros ingredientes a la perfección, gracias a su resistente hélice.

 

Recetas bebidas refrescantes

1. Limonada de pepino

Ingredientes

 

Elaboración

 

limonada de pepino

Imagen de Brooke Lark

 

2. Batido de frutos rojos

Ingredientes

 

Elaboración

 

batido de frutos rojos

 

3. Sangría con alcohol

Ingredientes

 

Elaboración

 

sangria con alcohol

Imagen de Divya Agrawal

 

4. Granizado de sandía

Ingredientes

 

Elaboración

 

granizado de sandía

 

5. Smoothie de zanahoria

Ingredientes

 

Elaboración

 

smoothie de zanahoria

 

 

¿Qué te han parecido estas ideas de bebidas veraniegas? ¿Conocías alguna de ellas o tienes alguna sugerencia? ¡Cuéntanos en los comentarios!

Descubre más recetas aquí.

 

 

Menú ideal para llevarte a la playa

La playa es uno de los destinos más recurrentes durante el verano, ya que con estos días tan calurosos, la mejor opción es un baño refrescante y pasar el día tomando el sol mientras disfrutamos de la brisa marina fresca y suave. 

Pasar el día en la playa es un gran plan, sin embargo debemos tener en cuenta cuáles son las comidas más indicadas para llevar. Estas deben ser fáciles de comer, que no causen problemas de digestión, que sean cómodas de transportar y que aguanten bien las altas temperaturas. 

La opción más recurrente es un bocadillo, pero si no queréis repetir siempre las mismas recetas, también podemos optar por unas opciones más sanas, nutricionales y elaboradas.  

Por esta razón, a continuación os recomendamos algunas ideas sanas, sencillas y rápidas de preparar para realizar un picnic en la playa, o incluso en la piscina o en el campo. De esta manera, con un buen menú podemos hacer de nuestra escapada al aire libre un día totalmente inolvidable.

 

Menú ideal para la playa

Ensalada Tabulé

Las ensaladas son un plato muy versátil, ya que ofrecen una infinidad de posibilidades y las podemos encontrar de diferentes tipos. Se pueden crear ensaladas de pasta, de legumbres, de arroz, de vegetales o incluso de frutas, entre un sinfín de opciones. 

Sin embargo, hoy os contamos como preparar un tabulé o tabbouleh, una ensalada típica del Líbano y Siria. Este es un plato que se puede preparar con tan solo unos minutos y es muy refrescante, de hecho, es una receta muy recurrente durante los meses más calurosos del verano en estas regiones.

 

ensalada tabulé

 

Ingredientes

 

Elaboración

 

Empanadillas de pollo y champiñones

De la misma manera que con las ensaladas, también podemos crear diferentes tipos de empanadillas. Podemos encontrar empanadillas de pescado, verduras o carne, y todas estas se pueden tomar frías sin ningún problema.

Por esta razón, a continuación os mostraremos cómo cocinar unas empanadillas de pollo con champiñones y espárragos trigueros, de forma sencilla y rápida.

 

empanadillas de pollo

 

Ingredientes

 

Elaboración

 

Brochetas de fruta

Posiblemente si pensamos en un postre refrescante, el primero que nos viene a la mente es el helado. No obstante, el helado no es el mejor postre para llevar a la playa, ya que se derretiría antes de que pudiéramos comerlo. Por este motivo, os recomendamos preparar otras recetas que soporten mejor las altas temperaturas

Una idea refrescante y fácil de transportar, son las brochetas de frutas. Para realizarlas simplemente necesitamos nuestras frutas preferidas y unas brochetas donde pincharlas, creando diferentes variaciones de colores y sabor. Una vez la fruta esté puesta en las brochetas debemos rociarla con zumo de limón para evitar su oxidación. 

Si contamos con una nevera portátil donde guardar nuestro postre, nos podemos permitir bañar las brochetas en yogur o chocolate, y dejarlas en el frigorífico hasta que se congelen.

 

brochetas de fruta

Imagen de Karolina Kołodziejczak

 

 

¿Qué te ha parecido este menú para la playa? ¿Tienes alguna sugerencia? ¡Cuéntanos en los comentarios!

Descubre más recetas aquí.




 

Base de pizza de coliflor, la más saludable

La coliflor a veces puede llegar a ser una verdura muy difícil de comer, ya que desprende un olor muy fuerte que provoca que no le demos una oportunidad. Además, no se conocen muchos platos elaborados con la coliflor, normalmente se hierve con un poco de sal y se sirve. 

No obstante, es un alimento muy saludable con una gran cantidad de beneficios para nuestro organismo. Sus propiedades antioxidantes previenen el riesgo de padecer algunas enfermedades, y pueden tener efectos anticancerígenos

Esta verdura es rica en fibra, lo cual reduce las probabilidades de sufrir inflamaciones y una mala digestión. De la misma manera, ayuda a reducir el nivel de colesterol en sangre.

Su aporte calórico es muy bajo y sacia muy rápidamente, por lo que es ideal para aquellas personas que quieren mantenerse en forma y comer de manera sana. Además es rica en nutrientes, minerales y vitaminas como la C, la A y la B3. 

Después de ver sus grandes propiedades para la salud, es una pena no añadir la coliflor a nuestra dieta diaria. Por esta razón, a continuación os contamos cómo preparar una masa de pizza con coliflor, de forma sencilla y rápida

Así, además de agregar la coliflor a nuestra alimentación, también hacemos de la pizza un plato más sano y ligero, sin necesidad de utilizar harinas.

 

Receta de pizza de coliflor

 

base de pizza de coliflor

 

Ingredientes

 

Elaboración

 

¿Qué te ha parecido esta masa de pizza? ¿Conocías esta alternativa más saludable o las propiedades de la coliflor? ¡Cuéntanos en los comentarios!

Descubre más sobre salud e ingredientes aquí.

 

Los panes más populares mundialmente

El pan es uno de los alimentos más antiguos en toda la historia de la humanidad, ya que lleva acompañado al ser humano desde la prehistoria. Este se ha ido adaptando a las diferentes épocas y culturas que encontramos alrededor del mundo, de hecho, hoy en día es muy extraño comer sin algunas rebanadas de pan en la mesa. 

Así que el pan se ha convertido en un alimento básico en todas las culturas culinarias. Por lo cual, podemos encontrar una gran infinidad y diversidad de tipos de panes, los cuales van variando dependiendo de las necesidades y gustos de cada país

Por esta razón, a continuación os invitamos a dar la vuelta al mundo a través de los panes más populares mundialmente.

La vuelta al mundo en panes

Focaccia

Se cuenta que su origen se remonta en la civilización griega o etrusca, es decir, en la actual Toscana. Sin embargo, hoy en día la focaccia es altamente conocida como uno de los panes más utilizados en Italia

Esta comida es considerada muy nutritiva y versátil, de hecho, se pueden encontrar focaccias saladas y dulces. La más tradicional se compone de aceite de oliva, ajo, romero, sal y pimienta. No obstante, igual que la pizza, se pueden realizar con un sinfín de ingredientes como las olivas y la cebolla.

focaccia de olivas

Pan de Pita

El pan de pita proviene de los países de Oriente Medio, y se dice que este debe su origen a los panes que se realizaban en el antiguo Egipto. Se caracteriza por ser hueco por dentro, y extremadamente crujiente por fuera, ya que se cocina a altas temperaturas.

El pita es el pan que se utiliza para crear los famosos kebabs, de la misma manera, que también se utiliza para acompañar el hummus, falafel, purés, y una gran variedad de platos y recetas. 

pan de pita

Imagen de Alex Block

Pan de Centeno

En los países del norte de Europa encontramos el famoso pan de centeno, o también conocido como “pan negro”. Incluso en la región Alemana de Westfalia, elaboran su propio pan de centeno conocido con el nombre de Pumpernickel, este tiene un toque dulzón y pastoso

Cuentan que su origen se encuentra en el S. VI, cuando los vikingos ya lo preparaban. Este destaca por su miga densa, su corteza gruesa y oscura, y su capacidad de conservación duradera. Principalmente, se usa para acompañar salsas y sopas tradicionales de los países escandinavos.

pan de centeno

Baozi

Uno de los panes más curiosos es el Baozi, un pan conocido y utilizado cotidianamente en las regiones chinas. Este pan se caracteriza por ser todo miga, sin nada de corteza, y normalmente se consume durante el desayuno.

Por lo cual, es parecido a un bollo y se puede rellenar con carne de cerdo y jengibre, o con diferentes verduras. Además, este pan a diferencia de los otros, se cocina al vapor y puede llegar a ser un poco complejo. Por esta razón, os aconsejamos utilizar buenas herramientas para prepararlos, como por ejemplo el Robot de cocina kCook Multi de Kenwood, ya que cuenta con una bandeja de vapor que facilitará la creación de los Baozis.

Baozi

Imagen de Thom Milkovic

Stollen

El pan dulce por excelencia es el Stollen Alemán, el cual es tradición comerlo durante las fiestas de Navidad. Este normalmente se rellena con nueces y pasas, y se cubre totalmente con azúcar glasé. No obstante, también existen sus variedades con almendras, semillas de amapola o mazapán.

stollen

Chipá

El chipá es muy conocido en diferentes países de Latinoamérica como Bolivia, Argentina, Paraguay o Brasil, donde le llaman pan de queso. Tal como indica este último nombre, tiene un gran sabor a queso y se toma para acompañar el o café.  Tiene forma de bolita o rosca, con una corteza muy crujiente y una miga muy suave y fina.

pan de queso

Imagen de Ricardo Bacelar

Bagels

Los bagels eran esenciales en la dieta polaca durante el S. XVII, no obstante, poco a poco también pasaron a formar parte de la dieta judía. Con la migración de esta cultura, los bagels actualmente son conocidos internacionalmente y usados en muchas regiones del mundo. 

Se trata de un pan muy versátil, ya que se pueden elaborar una gran variedad de bagels dulces y salados, con diferentes ingredientes y alimentos. Su forma es muy parecida a una rosquilla, con una corteza crujiente y una miga esponjosa.

bagels

Baguette

La baguette es el pan más consumido en el mundo, ya que esta delicia francesa posee un interior suave y esponjoso, y un exterior crujiente. Además, su forma alargada y delgada es perfecta para realizar una gran infinidad de recetas

Otro dato curioso sobre este pan, es que es considerado un símbolo nacional en Francia, donde han implementado una ley que define que la baguette tradicional solo se puede realizar utilizando antiguos métodos franceses.

baguette

Pan de maíz

Por último, encontramos el pan de maíz, el cual se puede preparar de diferentes formas. Sin embargo, normalmente se utiliza para acompañar sopas o barbacoas en el sur de los Estados Unidos, además de una gran variedad de platos.

Este pan se empezó a realizar cuando había escasez de harina de trigo, y las familias americanas se vieron con la necesidad de crear una nueva harina con el abundante maíz que tenían.

pan de maíz

¿Qué te han parecido estos panes? ¿Conocías todas estas variedades de pan y su historia? ¡Cuéntanos en los comentarios!

Descubre más sobre el pan aquí.

 

Cómo aplicar el zero waste en nuestra cocina

Es evidente que la gran cantidad de plástico que usamos a lo largo del día es impresionante, y que esto provoca la contaminación y deterioro del Planeta Tierra. Además, mucha comida se desperdicia y acaba en la basura, echando a perder los ingredientes y el proceso de creación de estos, hecho que afecta al medio ambiente. Por esta razón, últimamente mucha gente sigue movimientos como el Zero Waste, el cual consiste en reducir y evitar la generación de residuos siempre que sea posible. 

Uno de los sectores donde se desaprovecha más plástico es en el de la cocina, ya que se utilizan diariamente envases de un solo uso. Y aunque cada vez se impongan más medidas para reducir los residuos, y el reciclaje esté al orden del día, no es suficiente para solucionar este problema de consumismo.

Por este motivo, a continuación os damos algunos consejos para disminuir los residuos que se generan en nuestros hogares, para ser más respetuosos con el medio ambiente y hacer un consumo responsable de los alimentos.

 

Consejos para aplicar el Zero Waste

1. Evitar los plásticos en las compras

Para integrarnos en este estilo de vida, podemos empezar por evitar los plásticos en nuestras compras. Esto puede llegar a ser muy difícil, pero una buena alternativa para llevarlo a cabo es tratar de comprar los alimentos en tiendas a granel y alejarnos de los supermercados. Así, es mucho más fácil calcular la cantidad exacta que necesitamos, y también nos aseguramos de que los ingredientes son frescos, buenos, saludables y de proximidad. 

Además, podemos utilizar bolsas de tela, tarros de vidrio o cualquier envase reutilizable para transportar a casa ingredientes como el arroz, la harina, o las legumbres sin necesidad de utilizar ningún plástico. 

Si en nuestra ciudad o población no hay este tipo de establecimientos, siempre podemos recorrer a las tiendas de barrio o a los mercadillos semanales. Si no, por suerte las grandes cadenas de supermercados cada vez son más conscientes y respetuosas con el medio ambiente, y ofrecen productos envasados con materiales biodegradables.

 

cómo aplicar el zero waste

Imagen de Betty Subrizi

 

2. Aprovechar la comida

Darle una segunda vida a aquellas comidas e ingredientes sobrantes, también es una muy buena opción para evitar el deterioro del medio ambiente y el derroche de comida. Por este motivo, a continuación os damos algunas ideas para aprovechar la comida.  

Para empezar, podemos realizar diferentes purés y cremas con aquellas verduras y hortalizas que están a punto de ponerse malas, o que nos han sobrado de comidas anteriores. De la misma manera, si nos sobra carne o pescado, se puede aprovechar para preparar croquetas, empanadillas o incluso caldo.

En el caso de aquellas frutas que empiezan a estar muy maduras, antes de tirarlas se pueden usar para cocinar mermeladas, batidos o tartas. Por ejemplo, se puede crear una deliciosa tarta de manzana, y ayudarnos de un robot de cocina como el MultiOne de Kenwood, el cual también permite licuar diferentes frutas.

Finalmente, también hace falta recordar, que las salsas, caldos o potajes, entre otros, se pueden congelar en pequeñas raciones. De esta manera, si nos sobra mucha cantidad de comida, se puede congelar y consumir en otra ocasión. Además, también os dejamos con algunas ideas para aprovechar el pan duro en este post

 

cómo aplicar el zero waste

 

3. Utilizar alimentos de temporada y proximidad

Los alimentos que son de temporada son mucho más respetuosos con el medioambiente, ya que aquellos que no lo son se producen en invernaderos aclimatados, y requieren de más envases, más agua y fertilizantes. 

Por lo cual, utilizar los ingredientes cuando es debido es totalmente sostenible. Además, posiblemente estos los podemos encontrar en cualquier tienda de proximidad, sin necesidad de recurrir siempre a aquellos que provienen del extranjero.

 

cómo aplicar el zero waste

 

4. Elaborar nuestros propios alimentos

Son muchos los productos que vienen envasados en envoltorios de un solo uso en el supermercado. Por esta razón, os recomendamos elaborar algunos alimentos en casa, ya que nos permite alejarnos de estos envases

Algunos alimentos muy fáciles de crear en casa pueden ser los caldos, los yogures, las mermeladas, las compotas, los panes y las salsas. De esta manera, aparte de cuidar el planeta, también cuidamos nuestro propio organismo con opciones más sanas y  caseras.

 

cómo aplicar el zero waste

 

5. Utilizar materiales reutilizables

Por último, es evidente que para aplicar el zero waste en nuestra cocina debemos utilizar materiales reutilizables. Una de las formas más económicas de llevar a cabo esta práctica, es guardar todos aquellos botes de vidrio que tengamos en casa de compras anteriores. De esta manera, por ejemplo, un bote de lentejas cocidas puede utilizarse para guardar la mermelada que cocinemos en casa.

De la misma manera, también podemos aplicar esta práctica a la hora de organizar el congelador. En vez de utilizar bolsas de plástico para guardar los alimentos, se pueden sustituir por bolsas de silicona, las cuales se pueden lavar y utilizar repetidamente. Una cosa parecida sucede con las pajitas, ya que son muchas las pajitas de plástico que terminan en nuestros mares. Por este motivo, os aconsejamos utilizar aquellas que sean de bambú o acero inoxidable.

Para aquellas comidas que tomamos fuera de casa, se pueden utilizar tuppers de plástico o de vidrio reutilizables. De hecho, hay una infinidad de opciones para llevar nuestra comida y ser respetuosos con el medio ambiente, incluso existen telas y tuppers exclusivos para los bocadillos.

 

cómo aplicar el zero waste

Imagen de Louise Burton

 

 

¿Conocías el movimiento zero waste? ¿Qué te han parecido estas ideas para aplicarlo? ¡Cuéntanos en los comentarios!

Descubre más técnicas de cocina aquí.

 

5 recetas de helados saludables

El mes de julio ya ha llegado, y con él las altas temperaturas y los días más calurosos del año. Por este motivo, ahora más que nunca, apetecen comidas ligeras y refrescantes que nos ayuden a combatir el calor característico del verano. 

Una gran opción es un helado bien fresquito y sabroso, ya que aunque tengamos helado durante todo el año, nada es comparable a un buen helado después de un día de playa o piscina, o incluso después de comer mientras disfrutas de un día soleado. Sin embargo, muchas veces los helados industriales contienen azúcares y grasas saturadas, las cuales pueden ser perjudiciales para nuestra salud si las comemos frecuentemente. 

Por esta razón, a continuación os contamos cómo preparar cinco helados caseros y saludables, llenos de ingredientes naturales y frescos. De esta manera, obtendrás unos grandes resultados sin muchas complicaciones, además, de experimentar y pasar un buen rato en tu cocina.

 

1. Helado de pera

helado de pera

Imagen de marek bąk

Empezamos con un helado muy refrescante y delicioso, además de vegano. Este es el helado de pera, la cual nos aporta una gran cantidad de vitaminas, minerales y facilita la digestión, entre otros beneficios.  

Para llevar a cabo esta receta, simplemente debemos lavar, pelar y batir unas 3 peras, para seguidamente añadir el zumo de 2 naranjas, un limón rallado, 4 cucharadas de azúcar moreno y batir todos estos ingredientes. Si queremos encontrar trocitos de pera en nuestro helado, podemos agregar pedacitos de pera sin triturar. Para hacer este proceso más cómodo y rápido, la mejor opción es utilizar una batidora de vaso como la Blend-X Elit de Kenwood, ya que permite cortar y licuar los ingredientes a cualquier temperatura.

Por último, debemos congelar la mezcla, y una vez esté congelada y la vayamos a consumir debemos batirla de nuevo para conseguir una textura más parecida al helado.  

 

2. Helado de coco y piña

helado de piña y coco

Imagen de Prachi Palwe

Seguimos con este helado, el cual solo lleva dos ingredientes, la leche de coco y la piña. Estos dos juntos crean un sabor único, inigualable y dulce sin necesidad de añadir ningún tipo de edulcorante. Además, aportan una infinidad de beneficios a nuestro organismo gracias a sus propiedades saludables. 

Esta receta conlleva un proceso muy sencillo, pues solo hace falta pelar, trocear y batir una piña madura. A continuación, agregamos la leche de coco y volvemos a batir hasta crear una mezcla suave y homogénea. Finalmente, congelamos el resultado y vamos removiendo la masa cada 15 minutos, hasta que tengamos la textura de helado ideal. 

 

3. Polos de fruta

polos de frutas

También podemos crear polos, los cuales son muy versátiles, refrescantes y buenísimos. Para llevar a cabo estos helados, es necesario unos moldes especiales para realizar polos

Estos polos simplemente requieren de un líquido como zumo, agua o incluso leche, y aquellos toppings que más nos gusten y se nos ocurran, como por ejemplo frutas, un poco de chocolate o frutos secos, entre otros. Metemos todos los ingredientes deseados en el molde, y congelamos hasta que estos obtengan una forma totalmente sólida

 

4. Helado de aguacate y plátano

helado de aguacate y platano

Imagen de Jason Richard

Para conseguir un helado muy cremoso, debemos utilizar frutas que también sean cremosas y suaves, como el plátano y el aguacate. Estas frutas son una gran fuente de potasio, llenos de fibra y con propiedades antioxidantes.

Para evitar utilizar endulzantes en este helado, podemos utilizar un aguacatedos plátanos maduros. Simplemente debemos batir el aguacate y los plátanos congelados previamente. También es necesario agregar un poco de zumo de limón, y si queremos un resultado más dulce podemos añadir un poco de miel.

 

5. Helado de yogur y cerezas

helado de yogur con cerezas

Para terminar, os mostramos el helado de yogur con frutas, un clásico que nunca deja indiferente a nadie, su textura cremosa combina muy bien con cualquier fruta, pero sobre todo con los frutos rojos o las cerezas

Con dos yogures naturales, unas cuantas cerezas cortadas y deshuesadas, y batir estos dos ingredientes con varillas, es suficiente para crear el helado. Al terminar este proceso, como siempre se debe congelar e ir removiendo la mezcla cada 20 minutos más o menos, así conseguimos un resultado cremoso, suave y perfecto.

 

¿Qué te han parecido estas recetas de helados? ¿Conocías o conoces alguna idea más? ¡Cuéntanos en los comentarios!

Descubre más recetas aquí.

 

Pan de maíz casero

Hoy en día el maíz es uno de los cereales más cultivados alrededor del mundo, este proviene de América y es un alimento muy beneficioso para nuestro organismo. Sus propiedades antioxidantes ayudan a combatir el envejecimiento celular, además, es un alimento rico en carbohidratos, por lo cual sacia rápidamente. También previene el riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular gracias a la gran cantidad de vitamina B1 que contiene.

Por esta razón, el maíz se integra en diferentes recetas y se utiliza para crear una gran variedad de platos. De hecho, la harina de maíz actualmente es muy utilizada en el mundo de la repostería y panadería, sobre todo en América del Sur. Se cuenta que esta harina se empezó a utilizar en momentos donde la harina de trigo no era muy abundante, y la población se tuvo que adaptar y utilizar los granos de maíz. 

Una de las recetas más típicas donde podemos encontrar este alimento, es en el pan de maíz, el cual va variando su forma y consistencia dependiendo del territorio donde se elabora. Por ejemplo, en las regiones del norte de España, sobre todo en Galicia y el País Vasco, encontramos un pan más robusto, en cambio en América Latina es más parecido a un bizcocho

A continuación os contamos cómo cocinar vuestro propio pan de maíz casero, con y sin gluten. Ideal para hacer tostadas para desayunar, acompañar platos de cuchara o incluso para tomar solo, ya que su resultado es totalmente delicioso, esponjoso y suave. Para facilitar y aligerar el proceso os podéis ayudar de un robot de cocina como Titanium Chef Patissier XL de Kenwood, el cual permite amasar, fermentar y fundir los ingredientes, con una gran comodidad

 

Receta pan de maíz con gluten

Ingredientes:

Elaboración:

 

Receta pan de maíz sin gluten

pan de maíz sin gluten

Imagen de Taylor Kiser

Ingredientes:

Elaboración:

 

 

¿Qué te han parecido estas recetas de pan de maíz? ¿Conocías los beneficios y propiedades del maíz? ¡Cuéntanos en los comentarios!

Descubre más sobre el pan aquí.

 

¿Qué es la alimentación intuitiva?

La alimentación intuitiva consiste en respetar a tu organismo, escuchándolo a él y a las señales que te manda. Por lo cual, este tipo de nutrición defiende que nuestro organismo sabe en cada momento la cantidad y los alimentos idóneos que necesitamos, provocando que nuestra alimentación sea totalmente saludable

Este estilo de vida puede parecer muy caótico, ya que al principio puede aparentar que consiste en comer todo lo que nos plazca cuando queramos, pero no se trata de esto, sino de recuperar la comunicación con nuestros cuerpos. De hecho, cuando nacemos y somos  pequeños comemos de manera intuitiva, cuando tenemos hambre comemos y cuando nos sentimos saciados dejamos de comer, satisfaciendo nuestras necesidades reales. 

No obstante, a medida que vamos creciendo dejamos de lado la alimentación intuitiva, ya que nos repiten que debemos comernos todo lo que nos ponen en el plato, o que si no nos lo terminamos o nos portamos mal nos quedaremos sin postre. Causando que dividamos los alimentos entre buenos y malos, sintiéndonos bien cuando comemos los buenos y culpables cuando probamos algún alimento “prohibido”.

Por tanto, una alimentación intuitiva sostiene que no se tiene que seguir ninguna dieta que nos obligue a contar las calorías que ingerimos, provocando muchas veces un efecto rebote, o incluso aumentando las probabilidades de padecer un trastorno alimentario. Simplemente, debemos prestarle atención a nuestro cuerpo, y comer aquello que nuestro organismo necesita cuando tenemos hambre

No existen alimentos malos ni buenos, si el cuerpo necesita una ensalada, una tostada o un trocito de pastel, dáselo. Prueba y cocina todo tipo de recetas, sin restringir ningún alimento y adaptándolo a tus necesidades. Para hacer este proceso más fácil puedes usar un procesador de alimentos como el kCook Multi Smart, que te da la opción de controlarlo desde la aplicación de Kenwood, donde encontrarás infinidad de recetas para integrar en tu día a día.

Sin embargo, poner en práctica este estilo de vida puede ser un poco difícil al principio. Por esta razón, a continuación os explicamos los diez pasos que se deben seguir para interpretar nuestro cuerpo correctamente, y llevar a cabo una nutrición intuitiva.

 

1. Rechazar las dietas

Para empezar, debemos dejar atrás aquellos régimenes que prohíben consumir algunos alimentos en concreto, ya que al ignorar las necesidades de nuestro organismo vamos a provocar que los antojos, sentimientos de culpa y el efecto rebote sean mucho más probables. Por lo cual, según la alimentación intuitiva, las dietas no funcionan ni ayudan a seguir un estilo de vida más saludable.

 

2. Respetar cuando tengas hambre

Es totalmente normal tener hambre a lo largo del día, es la manera que tiene nuestro cuerpo de protegerse y tener la energía necesaria para afrontar el día. Por eso, es de vital importancia alimentarlo, de esta manera, reducimos la posibilidad de sufrir un atracón cuando por fin le damos comida a nuestro organismo.

 

3. Hacer las paces con los alimentos “prohibidos”

Normalmente, cuanto más nos prohíben una cosa, más ganas tenemos de hacerla. Una cosa parecida pasa con aquellos alimentos que etiquetamos como malos, cuánto más nos prohibamos comerlos, más ganas tendremos de consumirlos. Si le damos al cuerpo lo que nos pide, estos deseos tan recurrentes van a desaparecer  y ya no habrá restricciones.

 

4. Alejar los pensamientos negativos

Muchas veces los remordimientos nos provocan pensamientos negativos, los cuales nos generan un estado de estrés y ansiedad que deriva en engullir y sentirte mal por hacerlo. Por este motivo, es ideal ignorar estos pensamientos y no castigarse por comer.

 

5. Sentir la saciedad

Cuando tenemos hambre debemos comer, pero solo lo suficiente y necesario para sentirse saciado y satisfecho. Así que, si no puedes terminar lo que tienes en el plato, no te fuerces, guárdalo para otro momento.

 

6. Permitir todo tipo de comida

La comida también se tiene que disfrutar, por lo cual debemos ingerir aquellos alimentos que deseamos, ya que la sensación será mucho más satisfactoria. Debemos tomarnos nuestro tiempo para comer, y apreciar cada bocado sin ninguna distracción.

 

7. Separar los sentimientos de la comida

Aunque muchas veces busquemos refugio en la comida, es necesario conocer que esta no soluciona ningún problema. Se debe separar el hambre emocional de la fisiológica, ya que por muy aburridos o tristes que estemos, comer no va a eliminar estos problemas. Para lidiar con estos sentimientos, se pueden realizar otras actividades que nos mantengan distraídos y nos hagan sentir mejor

 

8. Apreciar nuestro cuerpo

El hecho de querer hacer una dieta va directamente relacionado con nuestro aspecto exterior, ya que queremos cambiarlo porque no nos gusta. Por esta razón, debemos amar y apreciar nuestra figura tal y como es, sintiéndonos orgullosos de ella. Todos somos diferentes, y no hay ningún cuerpo mejor que otro.

 

9. Hacer ejercicio

Evidentemente, hacer ejercicio es necesario para llevar una vida saludable. Sin embargo, a veces esto puede llegar a ser muy difícil para algunas personas, y obligarlas a hacer ejercicio no va a servir para nada. Lo importante es moverse y hacer cosas que nos parezcan divertidas y nos motiven, ya sea dar un paseo, yoga, ir en bicicleta o ir al gimnasio. No pienses en las calorías que puedes quemar si haces deporte, sino con lo bien que te hace sentir hacer esa actividad.

 

10. Valorar nuestra salud

Busca un equilibrio sano, donde tus conocimientos sobre nutrición y tu propia complexión te permitan llevar una vida saludable en todos los aspectos. Y recuerda que no hay ningún alimento que pueda hacerte daño, siempre y cuando escuchemos nuestro organismo.

 

 

¿Qué te ha parecido la alimentación intuitiva? ¿Conocías este estilo de vida o lo practicas? ¡Cuéntanos en los comentarios!

Descubre más sobre salud e ingredientes aquí.

 

---

Imagen de cabecera de Jennifer Kim

 

 

¿Cómo incluir las espinacas en tu alimentación?

Las espinacas son uno de los alimentos más versátiles que podemos encontrar en nuestras cocinas. Pueden dar mucho juego, tanto como plato principal como acompañamiento, por lo cual, podemos dejar volar nuestra imaginación y crear diferentes recetas deliciosas

Por esta razón, a continuación os mostramos cuáles son los beneficios de las espinacas y os damos algunas ideas para integrarlas en nuestros platos diarios

 

Beneficios de las espinacas

Las espinacas están compuestas principalmente por agua, por lo cual son conocidas por ser uno de los vegetales más saludables. De hecho, son un ingrediente imprescindible en cualquier dieta, sobre todo en aquellas donde el objetivo principal es bajar de peso, ya que contienen muy pocas calorías.  

Además, son una gran fuente de energía que nos aporta una infinidad de nutrientes y proteínas, las cuales nos llenan el organismo de vitalidad. También son ricas en fibra, vitaminas como la A, B1, B2, C y K, y minerales como el hierro, calcio, fósforo, ácido fólico, zinc y magnesio. Por lo tanto, las espinacas nos ayudan a prevenir enfermedades como la anemia y aceleran nuestro tránsito intestinal, provocando que tengamos una mejor digestión.

Este vegetal, también cuenta con propiedades antioxidantes, los cuales ayudan a prevenir el endurecimiento arterial y sus consecuencias. Disminuyendo así, los riesgos de padecer alguna enfermedad cardiovascular. 

Finalmente, como ya hemos comentado, las espinacas son muy bajas en carbohidratos, de hecho solo llevan 16 calorías por cada 100 gramos. Además, es un alimento muy saciante, por lo cual con un una buena cantidad de espinacas reducimos la sensación de hambre y consumimos pocas calorías.

 

Cómo incluir las espinacas en nuestra dieta

huevos con espinacas

 

Como ya os hemos contado, las espinacas pueden cocinarse de muchas maneras distintas. Podemos encontrar platos, donde esta verdura se utiliza como alimento principal o como acompañamiento

Para empezar, podemos utilizar este ingrediente para crear alguna crema, sopa o puré, conjuntamente con nuestras verduras favoritas como el calabacín, cebolla o puerro. Además, podemos utilizar espinacas frescas o incluso congeladas, así creamos una comida muy sana y refrescante para este verano. 

De la misma manera, también podemos realizar algunos batidos o zumos bien fresquitos. Esta es una opción muy sencilla y rápida de hacer, la cual permite un sinfín de sabores, ya que podemos añadirles una gran variedad de frutas, como el plátano, fresas, kiwi, manzana o piña. Para extraer y aprovechar todas las partes de estos alimentos, es importante utilizar un extractor de nutrientes como el PureJuice de Kenwoodque retiene hasta el 84% de los nutrientes de la fruta y verdura y así es mucho más fácil seguir una dieta saludable. 

Otra receta muy fácil donde podemos integrar las espinacas, es utilizarlas como topping en los crepes, burritos o incluso en las pizzas, con un poco de queso gratinado o fresco. En este caso, se pueden utilizar espinacas frescas o saltearlas antes de consumirlas.

Los canalones o la lasaña de espinacas son una elección muy recurrente, pero que no deja indiferente a nadie. Aun así, os proponemos acompañar la pasta con este vegetal triturado y un poco de bechamel. O incluso prepararlas con bechamel, piñones, pasas, y un poco de queso gratinado al horno, realmente una delicia. 

También se pueden cocinar tortillas con espinacas salteadas, un poco de ajo y champiñones, una receta ideal para cenar de forma ligera y sin muchas dificultades. Asimismo, si lo preferimos podemos optar por agregar esta hortaliza a nuestros huevos revueltos, e incluso tomarlos con unas tostadas para desayunar

Con espinacas salteadas se pueden crear mil recetas, pero también se pueden usar para guarnición en algunos platos. Este alimento, casa muy bien con cualquier carne o pescado a la plancha o al vapor. De la misma manera, también podemos acompañar estos platos con una ensalada de espinacas frescas y nuestros aliños preferidos.

Por último, para aquellas personas que adoran los platos de cuchara, no nos podemos olvidar de los potajes. Los garbanzos y las espinacas crean una receta muy gustosa, pero también podemos buscarle una alternativa a los garbanzos, y sustituirlos por lentejas o incluso arroz

 

¿Qué te han parecido estas ideas para incluir las espinacas en tu alimentación? ¿Conocías estos beneficios de las espinacas? ¡Cuéntanos en los comentarios!

Descubre más sobre salud e ingredientes aquí.

 

¿Cómo cocer correctamente las verduras y legumbres?

Cocer verduras y hortalizas puede parecer un proceso muy fácil, y de hecho lo es. Sin embargo, normalmente no las cocemos correctamente, y provocamos que estas obtengan un color y una textura poco apetecible

La cocción no es solamente hervir los ingredientes en agua y sal, sino que se deben seguir algunos pasos para obtener un gran resultado. Por esta razón, a continuación os mostramos algunas técnicas y consejos para conseguir unas verduras al dente, y unas legumbres muy diferentes a los botes de conserva que venden en el supermercado. 

Cocer las verduras

Uno de los trucos más importantes para cocinar verduras y hortalizas es el tiempo de cocción, ya que cada una necesita unos minutos en concreto. Por lo tanto, no las podemos dejar en el fuego y olvidarnos de ellas más tiempo del recomendable porque se pierde su sabor, sus nutrientes esenciales, el color y su textura perfecta. 

Por esta razón, os aconsejamos utilizar un robot de cocina como el Cooking Chef XL de Kenwood, ya que con él se puede programar el tiempo de cocción hasta un total de 8 horas. Además, el robot te notifica cuando el plato está cocinado y totalmente listo.

Algunas de las verduras más utilizadas en nuestra cocina son la patata, la zanahoria, la alcachofa, la calabaza y los guisantes, y estos necesitan unos 20 minutos para cocerse al dente. En cambio, los espárragos, las acelgas, la coliflor y las judías verdes, no deben cocinarse durante más de 10 minutos. Por último, las espinacas y el brócoli, solo necesitan un máximo de 6 minutos

Otra técnica muy útil y aconsejable, es no cocinar todas las verduras juntas, ya que tal como hemos visto, no todas tienen el mismo tiempo de cocción. Incluso, en una misma verdura, podemos encontrar partes que necesitan diferentes tiempos. Una de ellas es la acelga, donde las pencas y las hojas no comparten el mismo tiempo. 

Una cosa parecida ocurre con los espárragos, ya que sus yemas necesitan menos tiempo que el resto de la verdura. Por esta razón, una buena opción es cocinarlos de pie, poniendo solo los tallos sumergidos en el agua. De esta manera, las yemas se van a cocer con el vapor de esta agua. 

Aconsejamos añadir las hortalizas en el fuego, solo cuando el agua esté hirviendo y después de agregar unos 15 gramos de sal por cada litro de agua. Además, es mejor utilizar la menor cantidad de agua para evitar la pérdida de vitaminas y conservar todas las propiedades

A la hora de cocer las verduras, es preferible utilizar una temperatura alta, antes que una temperatura media o baja, durante más tiempo. Asimismo, como ya hemos dicho, el tiempo variará dependiendo de qué verdura cocinamos, pero también de su tamaño. Por esta razón, la mejor opción es pincharlas con un cuchillo para saber si ya están del todo hechas. 

Por último, una vez tengamos las verduras cocidas, si no las comemos de inmediato, es importante que las enfriemos con agua bastante fría, e incluso utilizando hielos.

Cocer las legumbres

cocer legumbres

Imagen de Yilmazfatih

En la cocción de las legumbres, debemos tener en cuenta un proceso fundamental para obtener los mejores platos, y este es el de remojo. El cual nos permitirá conseguir la mejor consistencia, sabor y textura de estos ingredientes. 

Nuevamente, dependiendo de la legumbre debemos dejarla más o menos tiempo en remojo. En general debemos utilizar una gran cantidad de agua fría, más o menos el triple de la porción de las legumbres, y dejarlas en remojo durante mínimo 8 horas y máximo 12. En el caso de los garbanzos es mejor utilizar agua templada, y con las lentejas con un máximo de 4 horas en remojo es suficiente.

 

En el proceso de remojo, recomendamos utilizar un recipiente bastante grande, ya que estos alimentos doblarán o triplicarán su volumen. El mejor momento para realizar el remojo es durante la noche, ya que aprovechamos las horas de sueño y conseguimos el resultado deseado el próximo día por la mañana. 

Una vez han pasado estas horas de remojo, es recomendable escurrirlas y lavarlas con total delicadeza

 

A la hora de cocer las legumbres, debemos añadirlas cuando el agua aún está fría, excepto con los garbanzos, donde el agua debe estar ya caliente. Por lo que hace al fuego, podemos empezar a hervir con una temperatura alta, pero después de los primeros minutos, debemos bajar a un fuego lento o medio, para evitar que se rompan las legumbres. 

 

Para conseguir unas legumbres tiernas, podemos añadir la sal al final de la cocción. Además, para prevenir que se rompan y queden con un mal aspecto, debemos tener mucho cuidado cuando removemos la olla

Para terminar, al igual que las verduras, las legumbres también tienen un tiempo de cocción. Específicamente, las lentejas no necesitan más de 40 o 50 minutos, los garbanzos al menos unos 60 o 90 minutos, y finalmente las alubias mínimamente se deben de cocer durante 45 minutos.

¿Qué te han parecido estas técnicas para cocer verduras y legumbres? ¿Conoces algún truco más? ¡Cuéntanos en los comentarios!

Descubre más sobre técnicas de cocina aquí.